Cientos de yacarés muertos por la catástrofe ambiental del Pilcomayo en Paraguay

El increíble trabajo de decenas de voluntarios del país y de Argentina evitó males mayores                    yacaré

Alberto Meza es un taxista de Asunción del Paraguay que hace un año fue uno de los fundadores de una organización social, que nació para denunciar los abusos de las autoridades en la aplicación y el cobro de las multas de tránsito. Ya estamos cansados de sus leyes es el nombre de esa agrupación. ¿Qué tiene que ver esto con las cuestiones ambientales?
En junio, Meza vio en internet dramáticos videos de yacarés muriéndose en la tierra endurecida por sequedad y el sol en el cauce sin agua del río Pilcomayo, en el Chaco paraguayo. La sequía del Pilcomayo fue este año la peor en 19 años, según el gobierno paraguayo y produjo una verdadera catástrofe ambiental.
El Pilcomayo es un río que nace en los Andes bolivianos, a más de 5.000 metros de altura, y desemboca en el río Paraguay, en territorio argentino, prácticamente a nivel del mar. Según se lee en la página web de la Comisión Trinacional para el Desarrollo de la Cuenca del Río Pilcomayo, se trata de uno de los cursos de agua que más sedimentos transporta en el mundo, lo que hace imprescindible su limpieza y mantenimiento constantes, para asegurar su cauce. La cuenca del Pilcomayo tiene 290.000 kilómetros de superficie y 1.500.000 habitantes, más de la mitad de los cuales viven en la pobreza.
Ante la falta de acción de las autoridades, Meza y la organización Ya estamos cansados de sus leyes reclutó unos cincuenta voluntarios para viajar al Chaco paraguayo e intentar salvar a los yacarés. “En junio juntamos unas cincuenta personas con veinte camionetas. Vino gente hasta de la provincia de Corrientes, en Argentina. Y había varios veterinarios y bomberos. Cuando llegamos el panorama era más dramático del que creíamos. No había una gota de agua y había cientos de yacarés muertos”, contó Meza. Luego vinieron cuatro viajes más, hasta agosto.
Los voluntarios, con las precauciones del caso, subieron los yacarés a las camionetas y los trasladaron hasta estancias privadas, donde había agua en los tajamares (pequeños embalses artificiales construídos para asegurar el agua para riego). Así, según Meza, habrían salvado unos 1.500 yacarés.
Según el gobierno paraguayo, la sequía del Pilcomayo en 2016 dejó 464 yacarés muertos, aunque la organización Ya estamos cansados de sus leyes cree que son muchos más.
El ministro de la Secretaría de Ambiente, Rolando de Barros, dio el número el 1º de septiembre en una conferencia de prensa. “Hace 10 años teníamos 60.000 y hoy llegamos a 100.000; se reproducen rápido. Seguimos trabajando en la zona y seguiremos hasta que llueva y se restablezca la situación. Semanalmente hacemos seguimientos con equipos técnicos”, dijo.
La sequía del Pilcomayo motivó al gobierno paraguayo a desplazar al director de la Comisión Nacional de Regulación y Aprovechamiento Múltiple de la Cuenca del Río Pilcomayo, Daniel Garay, quien además fue denunciado por supuesto desvío de los fondos que estaban destinados a los trabajos de limpieza de los canales. El nuevo presidente es Oscar Salazar Yaryes, quien gestionó una autorización para ingresar al territorio argentino y trabajar en los canales del Pilcomayo, para intentar garantizar el agua del lado paraguayo.

A través de Ya estamos cansados de sus leyes reclutaron voluntarios para hacer lo que deberían haber hecho las autoridades paraguayas: intentar salvar a la fauna de la catástrofe ambiental.

 

Escuchanos todos los jueves a las 10hs. por Fm Cultura 97.9. Radio en Vivo

CompartirShare on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone

Información sobre la realidad política económica social y mediatica de la Argentina