Reportes internacionales indican que todos los años se usan aproximadamente 500.000 millones de bolsas y casi 8 millones de toneladas de residuos son descartados en el océano, una cifra alarmante en términos de contaminación que pone en peligro la vida marina y también la humana. Dentro de los grandes generadores de residuos se encuentran las botellas de plástico, que en 2019 se consumieron cerca de 480.000 millones unidades. Cabe destacar que estas botellas, en formato grande o pequeño, se reciclen o se desechen en el cesto con el resto de la basura, tienen una sustancia en su composición, conocida como BPA por sus siglas en inglés, que contamina y perjudica a todo el medio ambiente incluso a la salud de personas.

 Ante este contexto, es necesario que haya una modificación en las acciones y en nuestra cotidianeidad. Por eso, desde SodaStream, marca líder en realizar soda casera de forma sustentable, celebran el Día Mundial del Medio Ambiente a través de la promoción de algunos hábitos para colaborar con el planeta de forma diaria:

– Como primera instancia, el reciclado es uno de los pilares de la compañía. En este sentido, la marca ofrece toda una gama de productos con plástico reutilizable sin BPA, para evitar la compra de botellas dañinas. Sumado al reciclado, ya debe ser un hábito el usar bolsas ecológicas como alternativas a las comunes de nylon o plástico que son muy contaminantes y requieren de más tiempo para degradarse. 

– Una segunda conducta que hay que tener en cuenta es el aprovechamiento de luz natural, sumado al uso de lámparas led o bajo consumo por la noche. Es aconsejable mantener apagadas las luces que no se estén utilizando y reemplazar las bombitas convencionales por éstas ya que duran más tiempo y consumen menos electricidad. 

– Otro hábito sustentable para empezar a poner en práctica es recordar desconectar los aparatos eléctricos y cargadores. Desenchufarlos para que no queden en modo “Stand by” y quitar los cargadores de celulares que no estén en uso, ya que siguen consumiendo energía de forma continua. 

– El ahorro del agua también es fundamental para cuidar el medio ambiente. Evitar malgastarla y controlar que no queden canillas mal cerradas o goteando es importante. 

-En distancias cortas, tratar de evitar el uso del auto y volver más habitual trasladarse en bicicleta o caminando, ya que se disminuye significativamente la contaminación del medio ambiente.

– Separar la basura cada vez es más común en las ciudades. Incluso, los residuos orgánicos pueden ser buen abono para las plantas y una buena opción es utilizarlos para fortalecer el jardín en lugar de desecharlos por completo. 

-Por último, y si se tiene el espacio ideal para hacerlo, plantar y cultivar los propios alimentos ayuda mucho a mejorar el aire. Aprovechar el tiempo y la locación disponible para una pequeña huerta contribuirá también al consumo de alimentos más saludables, sin químicos ni pesticidas.