Argentina debe subirse al tren de la movilidad eléctrica, que en los últimos años ha ganado un fuerte espacio en los países desarrollados pero también está creciendo de a poquito en los países desarrollados.

La Jornada sobre Movilidad Sustentable en Latinoamérica se desarrolló en uno de los auditorios de la Cámara de Diputados, organizada por el legislador de PRO Juan Carlos Villalonga, quien dijo que el abandono de los motores de combustión interna se enmarca en «el desafío mayúsculo planteado pro la comunidad internacional, de ir a cero emisiones hacia 2050. Hoy en día la energía a nivel global tiene su fuente en un 87% en combustibles fósiles y el 14% se utiliza en el transporte, que por lo tanto es un sector estratégico».

Uno de los expositores en la Jornada fue Gustavo Máñez, coordinador regional de Cambio Climático de ONU Medio Ambiente, quien contó que «China lidera la producción de vehículos eléctricos». En el gigante asiático, ya casi el 10% del transporte público es eléctrico.

Máñez reclamó a la región legislación y políticas públicas que estimulen la demanda de vehículos eléctricos y aseguró que es el transporte público el que representa la oportunidad estratégica para América Latina de hacer un cambio hacia una movilidad más limpia y que le permita cumplir con sus compromisos internacionales en materia de mitigación del cambio climático.