Una gran controversia rodeó la presentación del Inventario Nacional de Glaciares, que fue presentada como un hito ambiental por el gobierno. A tal punto llegó la cosa, en medio de la tensión de la crisis cambiaria, la presentación se hizo el martes 15 de mayo en el Salón de los Pueblos Originarios de la Casa de Gobierno, con la presencia del jefe de Gabinete de Ministros, Marcos Peña, y los ministros de Ambiente, Sergio Bergman, y Energía y Minería, Juan José Aranguren.

De acuerdo a los datos difundidos, existen en la Argenitina 16.968 glaciares, de los cuales 16.078 están en la Cordillera de los Andes y el resto, en las islas del Atlántico Sur. Es la primera vez que nuestro país tiene información de este tipo. «Se trata de algo tan básico como saber cuántos glaciares hay y contar con una política para protegerlos, como fuentes de agua».

Sin embargo, desde el año pasado está procesado el ex titular del IANIGLA -instituto del CONICET que hizo el estudio- y tres ex secretarios de Ambiente, bajo la pesada acusación de haber favorecido a Barrick Gold al no haberse considerado en el estudio los glaciares de menos de una hectárea de superficie, a pesar de que la ley no hace distinciones de ningún tipo.

En el medio de todo esto, el gobierno, que se ha mostrado siempre a favor de un mayor desarrollo de la industria minera e incluso le ha pedido a Chubut que deje sin efecto su norma local que prohíbe la actividad con uso de cianuro, respaldó firmemente la forma en que fue hecho el inventario. En cambio, organizaciones ambientalistas dijeron que no está completo y pidieron que se cumpla con la ley.