San José de Costa Rica fue la ciudad donde Argentina y otros 23 países de América Latina y el Caribe adoptaron el primer Tratado Regional que vincula el derecho a un ambiente sano con los derechos humanos. Se trata del Acuerdo sobre el Acceso a la Información, a la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales en América Latina y el Caribe. Y va a intentar llevar a la realidad el Principio 10 de la Declaración de Río, adoptada en la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro en 1992, que dice: «El mejor modo de tratar las cuestiones ambientales es con la participación de todos los ciudadanos interesados, en el nivel que corresponda».

El Tratado se pondrá a la firma de los países en septiembre en Nueva York, cuando se abra el período de sesiones ordinario de la Asamblea General de la ONU. Organizaciones ambientalistas argentinas intentarán que Argentina sea uno de los primeros países en firmarlo. Luego de la firma, el Tratado tendrá que pasar por un proceso de aprobación, que en Argentina está a cargo del Congreso Nacional. Una vez que lo aprueben once países, que son un tercio de los países de la región, el Tratado entrará en vigor.

La negociación tuvo una inédita participación de la sociedad civil: seis representantes del público debatieron el texto junto a los representantes de los países. Uno de ellos fue el argentino Andrés Napoli, de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN).