“Con el cambio climático, se espera que la variabilidad de las condiciones va a aumentar en los próximos años. Es decir que las sequías serán más largas y las inundaciones serán más intensas. Tenemos que estar muy atentos a adaptarnos a esta nueva situación. Pero debemos hacerlo ahora. No podemos esperar”. Se lo dijo a Infosustentable el brasileño Benedito Braga, quien llegó a Buenos Aires para participar en el cierre del Congreso y Agua Desarrollo de la International Water Association (IWA). Se trata de uno de los congresos más importantes del mundo en materia de agua y saneamiento.
Braga es una autoridad en la materia, ya que preside el Consejo Mundial del Agua y es Secretario de Estado de Saneamiento y Recursos Hídricos del Municipio de San Pablo.
¿Cómo debe prepararse América Latina para enfrentar el cambio climático? Contesta Braga: “Tenemos un reto muy importante en la región, que es aumentar nuestra resiliencia a estos fenómenos. Necesitamos más infraestructura: más represas para almacenar el agua cuando llega la precipitación intensa, de manera que, cuando la lluvia falte, el agua esté disponible.
En el Congreso hubo un foro sobre las sequías, en el que se habló de la disponibilidad del agua en diferentes partes del mundo. Se comentaron interesantes ejemplos de Brasil, Sudáfrica o Australia, que sirven para los otros países que deben trabajar situaciones de clima extremo y pocas precipitaciones.
Braga dijo que existe “una preocupación grande por la reacción de ciertos grupos radicales” que cuestionan las represas. “Todas las actividades humanas impactan en el medio ambiente. Tienes que hacerlas de la manera apropiada. Tienes que compensar los que son afectados por la inundación cuando se hacen las presas, pero debes hacerlas porque son imprescindibles para enfrentar la sequía”, explicó.
El ingeniero brasileño que un problema es la falta de conciencia de quienes habitan en las grandes áreas metropolitanas de América Latina sobre el problema del agua: “En San Pablo, cuando tuvimos una sequía muy fuerte en 2014, la población se concientizó de la importancia del agua. Desafortunadamente es necesaria una crisis para que se entienda verdaderamente el problema. Los medios de comunicación son muy importantes para que las sociedades aprendan a usar el agua de forma eficiente y razonable. También los políticos deben entender la importancia del agua y adjudicar los presupuestos para el sector. Deben existir recursos financieros para invertir en el agua. Hacen falta inversiones muy significativas. Por ejemplo, en el caso de Brasil tenemos una necesidad de 20.000 millones de reales al año, que es equivalente a cerca de 10.000 millones de dólares, en agua y saneamiento. Debemos construir acueductos, presas, sistemas de tratamiento del agua y de efluentes”.