China parece dispuesta a hacer todo tipo de negocios de infraestructura en la Argentina, como se confirmó durante la reciente visita del presidente Mauricio Macri al gigante asiático. No sólo insisten con las controvertidas represas del río Santa Cruz –cuyo inicio fue trabado por una decisión de la Corte Suprema de Justicia-; no sólo anuncian que financiarán con 12.500 millones de dólares dos centrales nucleares; también apuntan a las energías renovables.

En ese sentido, el gobernador jujeño, Gerardo Morales, que formó parte de la generosa comitiva que acompañó a Macri en su gira asiática, anunció que se dio el primer paso que en su provincia los chinos financien el que sería el segundo parque solar más grande del mundo. La obra tendría una capacidad instalada de 1,000 MW. Para dar una idea de lo que ello significa, basta decir que la central nuclear Atucha III, que se comenzaría a construir el año que viene, tendrá 745 MW.

Según informó la gobernación de Jujuy a la agencia estatal de noticias Télam, el parque solar estaría en el departamento de Susques y se comenzaría a construir en mayo de 2018. En el proyecto Cauchari I, II y III, para el cual los chinos aportarían 331 millones de dólares se instalarían nada menos que 1.200.000 paneles solares.