Con la mira puesta en generar las condiciones para que el desarrollo de Vaca Muerta comience en serio, una delegación de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en Argentina -AmCham Argentina-, el Instituto Argentino del Petróleo y el Gas (IAPG) y funcionarios públicos viajaron a los Estados Unidos en el marco del Programa de Intercambio y desarrollo en Energías No Convencionales

Entre los funcionarios que visitaron en Washigton y en Texas figuran Matt Cline, director de la Oficina de Asuntos Americanos del Departamento de Energía; directivos de la Administración de Información Energética ( AIE). La delegación también se reunió con representantes del Departamento de Estado y la Comisión Federal Reguladora de Energía.

“Argentina tiene recursos de shale entre los más importante del mundo y será un gran jugador internacional en este mercado a futuro” afirmó Aloulou Faozuil, Director de la AIE. Efectivamente, Argentina aparece como el segundo país con mayores reservas de gas no convencional y el cuarto en petróleo, de acuerdo a las cifras de la AIE.

Vaca Muerta comenzó a explotarse en 2012 pero su desarrollo entró en crisis a mediados de 2015, por la caída del precio internacional de los hidrocarburos. Hoy el gobierno está intentando que bajen los costos de producción de gas y petróleo en esta formación que tiene más de 30.000 kilómetros y se extiende desde la provincia de Neuquén hasta porciones de Mendoza, Río Negro y La Pampa.

El ministro de Energía, Juan José Aranguren, dijo el mes pasado, cuando acompañó al presidente Mauricio Macri a Houston, que se aspira a que Vaca Muerta atraiga inversiones de 20.000 millones de dólares anuales de manera sostenida. Hoy, la provincia de Neuquén dio 18 concesiones, la mayor parte a YPF, pero sólo dos están en producción.