La compañía AB InBev, dueña en la Argentina de la Cervecería y Maltería Quilmes, se comprometió a utilizar el 100% de la energía eléctrica que provenga de fuentes renovables en 2025. Esto significará pasar de 6 Twh (teravatios) de energía al año a fuentes renovables en los más de 50 mercados en los que opera AB InBev. Así, la empresa multinacional se compromete con los objetivos ambientales y climáticos dos en la Conferencia Climática de Paris (COP21) en 2015.

En la Argentina la empresa consume el equivalente a 69 mil casas en un año.

Como parte de esta iniciativa, AB InBev asegura que entre el 75% y 85% de la electricidad adquirida será a través de acuerdos de compra de energía directa. Y el 15% y 25% restante será autogenerado. Este compromiso hará que AB InBev se convierta en el mayor comprador directo de energía eléctrica renovable en el sector de consumo masivo a nivel global, reduciendo su huella de carbono en un 30%.  Esto equivale a retirar de circulación más de 500.000 autos al año.

La transformación de AB InBev en la utilización de energías renovables comenzará en México, Zacatecas, donde se encuentra la cervecería más grande de la Compañía, que firmó un Contrato de Suministro de Energía Eléctrica Renovable por 490 GWh  al año, que serán generados  en un parque eólico del estado de Puebla, con una capacidad instalada de 220 MW. En el futuro, AB InBev planea establecer acuerdos similares en otros mercados.