La mayor obra de infraestructura tendiente a paliar la contaminación del Riachuelo ya está en marcha. Se trata del Sistema Riachuelo, compuesta por gigantesco túneles de desagües  cloacales, que permitirá que independizar el Sistema Berazategui, hoy colapsado por  los efluentes de la Ciudad de Buenos Aires y partidos del Conurbano. La obra también permitirá interceptar los efluentes cloacales que circulan por pluviales y arroyos con vuelco directo en el Riachuelo.

Significa, en resumen, la promesa de que el Riachuelo deje de ser la gran cloaca a cielo abierto del área metropolitana y se pague una deuda que la Argentina tiene desde el Siglo XIX, que hoy sigue condenando a millones de personas a vivir en permanente emergencia ambiental y sanitaria.

AYSA está a cargo de esta iniciativa, cuya finalización se anuncia para 2021, con una inversión de 1200 millones de dólares y financiamiento del Banco Mundial, en un país donde entre 5 y 6 millones de personas no tienen agua potable de red y el 50% de la población no tiene cloacas, según contó el subsecretario de Recursos Hídricos, Pablo Bereciartúa, durante la presentación de la obra. El Sistema Riachuelo permitirá incorporar 4.300.000 personas al servicio de AYSA.

“Uno ve en las actas de la Asamblea del Año 13 que ya se hablaba de la contaminación del Riachuelo”, dijo José Luis Inglese, presidente de AYSA para hablar de una obra que es fundamental para revertir lo que hasta ahora es un fracaso del plan de saneamiento del Riachuelo ordenado por la Corte Suprema. Como quedó claro durante la última audiencia pública ante el tribunal, ha habido escasos avances para revertir esta catástrofe ambiental, a pesar de que el Estado invirtió nada menos que 5.200 millones de dólares desde que se dictó la sentencia, considerada histórica.

Justamente, en su último informe presentado en la causa judicial, la Autoridad de Cuenca Matanza-Riachuelo (ACUMAR) consideró que “El Riachuelo sigue cumpliendo la misma función de desagote de las actividades económicas y humanas de la Ciudad de Buenos Aires y gran parte del Conurbano, como en los últimos 200 años”, se lee en un informe de más de 200 páginas al que tuvo acceso a IPS y que la Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR), el organismo oficial encargado de su limpieza, presentó a la Corte Suprema el 30 de noviembre”.

Los túneles ya comenzaron a construirse en Dock Sud, a orillas Río de la Plata y muy cerca de la desembocadura del Riachuelo. Serán más de 40 kilómetros  de túneles, con capacidad para transportar 27 metros cúbicos por segundo.PtaDockSud