Una oportunidad para la provincia del Chaco

ingresoHace dos años el Congreso de la Nación creó el Parque Nacional El Impenetrable, sobre 130.000 hectáreas de una antigua estancia de gran riqueza natural en la provincia del Chaco, que prácticamente no fue alcanzada por la depredación de la actividad maderera y de la caza que ha devastado el Gran Chaco Americano. Sin embargo, quien hoy llegue a la entrada principal del Parque Nacional –en el paraje rural La Armonía, donde diez familias viven sin servicios básicos y a 60 kilómetros de la ruta de asfalta más cercana- se encontrará con varios carteles que indican que el lugar es propiedad privada y que no se puede pasar sin una autorización por escrito.

La vieja estancia La Fidelidad, una fenomenal porción de bosque nativo en excelente estado de conservación, sigue siendo objeto de una dura batalla legal. Pero hace pocos días hubo una victoria para quienes vienen luchando para que sea destinada a conservación y se convierta en una oportunidad de desarrollo turístico y económico para El Impenetrable.

El Superior Tribunal de Justicia de la provincia del Chaco rechazó una demanda de inconstitucionalidad de la ley local que cedió la jurisdicción de las tierras al Estado Nacional, que había sido presentada por Lucía y Emanuel Roseo, los hijos de Manuel Roseo. Este fue el último dueño de la estancia La Fidelidad, cuyo asesinato en 2011, abrió la puerta a la movida del entonces gobernador chaqueño, Jorge Capitanich, apoyado por Conservation Land Trust, Banco de Bosques y otras organizaciones para expropiar la estancia y destinarla a conservación.

La descomunal estancia, que tiene muchas zonas adonde es imposible llegar, por lo cerrado de la vegetación y porque no hay caminos, en realidad tenía 250.000 hectáreas y se extendía al norte más allá del río Bermejo –o Teuco- hacia la provincia de Formosa. Pero nunca se pudo convencer al eterno gobernador Gildo Insfrán de que él ingresara en la movida del Parque Nacional.

Así fue la Legislatura chaqueña sancionó una ley de expropiación de la porción de La Fidelidad que está en ese provincia, que fue tasada por la Junta de Valuaciones local en 64 millones de pesos. Fue más tarde cuando aparecieron los dos hijos de Roseo, cuya identidad –ya que se creía que no tenía hijos—fue avalada por un examen de ADN.

Con el auxilio del abogado Carlos del Corro, Lucía y Emanuel no sólo demandaron la inconstitucionalidad de la ley chaqueña 7317, sino que hasta denunciaron penalmente a los miembros de la Junta de Valuación provincial, porque sostienen que la propiedad no vale 64 millones, sino 1700.

“Se regalaron los recursos naturales del Chaco, de inestimable valor”, decía la demanda presentada por el abogado Del Corro, quien reclamaba que se llamara a un referéndum para decidir sobre el destino de La Fidelidad y que la ley fuera aprobada por dos tercios de la Legislatura.

Pero los jueces del Superior Tribunal chaqueño entendieron que con la constitución del Parque Nacional no se pondrán en riesgo los recursos naturales del Chaco, sino todo lo contrario. “La cesión de la jurisdicción y el dominio de «La Fidelidad» tiene como único y exclusivo fin la creación del Parque Nacional «El Impenetrable». Una vez concluidas las etapas que restan, el inmueble quedará bajo la órbita de la Ley Nº 22351 con todo lo que ello significa. Es decir, que en dicho territorio se constituirá un área a conservar en su estado natural, por su representatividad y atractivo en bellezas escénicas o interés científico, la que será mantenida sin otras alteraciones que las necesarias para asegurar su control, la atención del visitante y aquellas que correspondan a medidas de Defensa Nacional adoptadas para satisfacer necesidades de Seguridad Nacional”.

El camino quedó allanado ahora para que el juzgado de la localidad de Juan José Castelli entregue la posesión del lugar a Parques Nacionales para que el proyecto se haga realidad.